[COBERTURA] Rockerio: ACERO NACIONAL: 7 AÑOS DE METAL


Fuente: http://www.rockerio.cl/cobertura-acero-nacional-7-anos-de-metal/



Intensidad y pasión se desplegaron ante una numerosa audiencia que dijo presente en la celebración de los 7 años de Acero Nacional.

Martes 30 de mayo de 2017
House Rock & Blues – Ñuñoa

Una fría noche de martes demostró que cuando la propuesta es atractiva, la gente responderá a pesar de los inconvenientes. Y eso es lo que confirmó Acero Nacional en la celebración de sus primeros 7 años de carrera; una propuesta poderosa cargada de buenos riffs, entrega, humildad, respeto por sus seguidores y todo el peso de su tan bien denominado metal obrero. Con un marco de público que llenó el local ñuñoino, la banda nacional ofreció un show extendido, revisando su repertorio con temas que ya son verdaderos clásicos para los asiduos y una grata sorpresa para quienes se acercaron por curiosidad a conocerlos.

El Acero comenzó a conquistar a la audiencia a partir de las 22:35 cuando, tímidamente, los actores se adueñaron del escenario tomando sus respectivos roles para abrir fuego sin aviso y disparar toda su artillería desde la partida con “Libre”, y de ahí en adelante presentarnos un show contundente donde no faltó el gran carisma de su frontman Andrés Fuentes quién fue manejando los tiempos con un oficio único y cautivante, mientras el dúo de guitarras conformado por Carolina Hernández a su izquierda y Cristián Kowal a la diestra, le otorgaban la impronta a esos afilados y tradicionales riffs de guitarra de los que goza el quinteto. Un poco más atrás, Jorge Fuentes nos intensificaba las pulsaciones con el potente latido de su bajo y Javier Sepúlveda hacía lo propio golpeando con vehemencia su batería, redondeando perfectamente el sonido del metal que consiguió además una gran respuesta de su público, fundiéndose mutuamente en un abrazo imaginario para coronar una presentación que no estuvo falta del espontáneo canto de feliz cumpleaños, el buen sentido del humor desde ambas veredas y un sonido arrollador que de seguro envió a más de alguien con alguna neurona dañada con la aplanadora que les pasó por encima.

El fenómeno que se origina en una actuación de Acero Nacional, casi no tiene explicaciones lógicas. Es una verdadera liturgia de la que participan los músicos resonando desde el entarimado, construyendo un puente imaginario para pasarlo en grande en el que el nexo con la audiencia es su vocalista y del otro lado el público respondiendo con aplausos, gritos o coros, brindando energía y cariño en retribución, y así se desarrolla el concierto; con una retroalimentación permanente de la que no se puede quedar ajeno. Con un final que – como ya es costumbre -deja con ganas de seguir disfrutando del talento del quinteto que en un nuevo aniversario han testimoniado que la historia del Acero tiene aún muchas páginas por escribir.


No hay comentarios.:

Publicar un comentario